02 Agosto de 2011

Identificación negativa en la escuela

La obsesión por el éxito escolar  a que ha llegado este sistema social hiper exigente en el que nos ha tocado vivir, está arrasando con los cimientos de la auténtica educación.

La alegría de aprender a través de la experiencia en cada niño/a, siguiendo sus diferentes ritmos y espacios, poco tiene que ver con la enseñanza normalizada de las escuelas.

Se trata de una adquisición de información y conocimientos acumulativos que convierten a las criaturas en una especie de receptáculos, dónde hay que depositar distintas series de contenidos temáticos que luego tienen que hacer valer con un montón de exámenes.

Fuente: 
RIZOMAR
Créditos Fotografía: 
cowboy_montgomery. FLIKR
Por: 
Gerardo Miguel López Hernandez
11 Julio de 2011

Castigar a pensar

Destacado: 

Los padres y educadores de todas las capas sociales estamos siendo bombardeados con una campaña de métodos supuestamente educativos que contra todo sentido común manipulan tendenciosamente técnicas psicológicas de modificación de conducta. O paramos esto pronto o nos lamentaremos de la generación de niños inadaptados y trastornados que se nos viene encima

 

Sobre la educación de nuestros hijos nos fuerzan a decidir ante innumerables divisiones: educación para la ciudadanía frente objeción de conciencia, educación pública frente educación privada, educación laica frente a religiosa…
No obstante estas divisiones, ninguno queremos que adoctrinen a nuestros hijos; nos aterra que no sepan decir ¡no a las drogas!; nos preocupa que no establezcan relaciones sanas, que se dejen llevar por lo que diga la mayoría, etc. Deseamos, en definitiva,  construir personas maduras, con seguridad en sí  mismas, educadas en valores como la solidaridad, la tolerancia, el respeto… pero…. Desde hace pocos años estamos siendo invadidos, todos, al margen de la ideología que tengamos, por unas técnicas pseudo conductistas que supeditan la educación y el proceso de convertirse en persona de nuestros hijos. 

Fuente: 
CANIJÍN
Por: 
Lourdes Reyzabal