Responsabilidad civil tarifada en euros

  • user warning: Table 'qzj805.views_view' doesn't exist query: SELECT DISTINCT v.* FROM views_view v in /var/www/vhost/rizomar.com/home/html/modules/views/includes/view.inc on line 1393.
  • user warning: Table 'qzj805.variable' doesn't exist query: UPDATE variable SET value = 'a:25:{i:0;i:125;i:1;i:120;i:2;i:88;i:3;i:62;i:4;i:61;i:5;i:59;i:6;i:58;i:7;i:56;i:8;i:31;i:9;i:30;i:10;i:29;i:11;i:24;i:12;i:23;i:13;i:21;i:14;i:15;i:15;i:14;i:16;i:12;i:17;i:11;i:18;i:7;i:19;i:6;i:20;i:5;i:21;i:4;i:22;i:3;i:23;i:2;i:24;i:1;}' WHERE name = 'menu_masks' in /var/www/vhost/rizomar.com/home/html/includes/bootstrap.inc on line 619.
  • user warning: Table 'qzj805.variable' doesn't exist query: UPDATE variable SET value = 'a:0:{}' WHERE name = 'menu_expanded' in /var/www/vhost/rizomar.com/home/html/includes/bootstrap.inc on line 619.
  • user warning: Table 'qzj805.variable' doesn't exist query: DELETE FROM variable WHERE name = 'menu_rebuild_needed' in /var/www/vhost/rizomar.com/home/html/includes/bootstrap.inc on line 644.
  • user warning: Table 'qzj805.vocabulary' doesn't exist query: SELECT t.*,v.weight AS v_weight_unused FROM term_node r INNER JOIN term_data t ON r.tid = t.tid INNER JOIN vocabulary v ON t.vid = v.vid WHERE r.vid = 48 ORDER BY v.weight, t.weight, t.name in /var/www/vhost/rizomar.com/home/html/modules/taxonomy/taxonomy.module on line 640.

 

Jaime tiene 16 años, con la tutela de la Comunidad de Madrid y con nosotros en “acogimiento familiar”. Al año de vivir en nuestra casa, un día está esperando a su novia a la salida del Instituto junto a su moto. Unos policías municipales le quieren multar por alguna infracción relacionada con la matrícula y la ITV de la moto y el chaval se encara verbalmente porque le parece excesivo. La discusión va en aumento y varios policías le “reducen”, acabando lesionado un policía en la nariz.

A nuestro chaval, por el presunto delito de atentado a la autoridad, el fiscal le pidió 100 horas de servicios a la comunidad y, en concepto de responsabilidad civil, por los daños causados a los policías, nos pidió a sus tutores 9.400 € y 100 euros más por unas gafas que a uno de los policías se le rompieron al caer al suelo durante la trifulca.
Hete aquí la causa de nuestro procesamiento: la gloriosa legislación penal de menores ha introducido la responsabilidad civil automática en los tutores o guardadores.
Los abundantes moratones y arañazos registrados en el parte de lesiones de nuestro chaval no están tarifados, pero esto es otro tema.

Hasta que no te toca no te das cuenta de las dimensiones tan tremendas que tiene un cambio legislativo tan aparentemente inocente y hasta supuestamente justo.
Cuando recibimos el escrito del juzgado imputándonos la responsabilidad de Jaime no me sentí en absoluto culpable de su conducta. Me puedo permitir ese lujo porque llevaba 15 años siendo criado por instituciones de tutela y no me voy a sentir yo responsable de ese recorrido, pero me vinieron a la cabeza esas madres y padres que han intentado criar todo lo bien que han sabido o han podido a sus hijos y, sin embargo, muy a su pesar, cometen delitos, algunos hasta delitos gravísimos y están echando su vida a perder. Además del enorme dolor y la terrible impotencia de ver a un hijo así, va el Estado y les echa la culpa, toda la culpa, y le hace pagar con dinero, literalmente, las consecuencias de sus actos, no de los propiamente suyos, sino los de sus hijos. 

¿Y los maestros, los educadores, los servicios sociales, las series y programas de televisión, los responsables de la jornada laboral incompatible con la crianza de los hijos, del paro, la miseria, la incultura ¿ninguno tiene ni un mínimo de responsabilidad en los actos de nuestros menores de edad? ¿Esas se pueden quedar en responsabilidades morales,  en circunstancias de la vida, no se cuantifican en moneda de curso legal?
Por otro lado pensemos un momento en los valores que transmitimos a los chavales. Como decía antes, las consecuencias de sus actos no las paga él, las paga su familia.
El chaval podría frotarse las manos porque puede romper coches, escaparates, dar un tirón y romperle el brazo a alguien pero… pagan papá y mamá. En la edad en que los chavales con más conflictos personales y sociales están más desmadrados ¡que más da, pagan mamá y papá! Evidentemente, una vez más, los padres con dinero afrontan estas circunstancias con mínimas consecuencias en su día a día, los padres humildes afrontan las mismas conductas con embargos de sus “bienes”, o sea su coche, su sueldo y su casa pues, en el mejor de los casos, suelen ser sus únicos bienes.

En el ejemplo que nos ocupa, la condena al chaval quedó en una amonestación, esa es la consecuencia que él tiene que afrontar, sus tutores el pago de 5.043 €.
Conozco el caso de un chaval menor de edad que cumple 4 años de condena por un homicidio imprudente (pelearon y cayó al suelo con tan mala fortuna que se fracturó la cabeza y murió). Sus padres deben pagar 300 mil euros que no tienen pero responderán con su casa, aunque no hayan acabado de pagar su hipoteca.
Esto supone que el hijo no se perdone nunca que, por su causa, sus padres acaben arruinados. ¿Algún cobrador de seguros tiene cuantificado en monedas esta consecuencia?

También transmitimos contundentemente a nuestros adolescentes que, chicos, en esta vida…, todo por la pasta. El valor económico se impone al valor moral de nuestros actos: la conciencia del bien o del mal, la capacidad de ponerte en el lugar del otro, la responsabilidad personal o sea nuestra interioridad. Los valores propiamente humanos, que nos dignifican, que nos hacen crecer como personas, no cuentan. Si toda la maquinaria judicial se moviliza para cobrar, lo demás queda en segundo lugar. Y, si consigues pagar, lo demás para qué te va a preocupar, si los que mandan, legislan y juzgan te dicen que pagando es como resarces a la víctima de su terrible experiencia.
Pienso que con este sistema no solo se somete a los padres a una humillación y culpabilización injusta y abusiva, sino que se degrada también a los perjudicados por los hechos de los chavales porque o bien se facilita que intenten sacar provecho económico o, si las consecuencias del hecho delictivo han sido realmente dramáticas, se la engaña, se la utiliza y se la intenta compensar obligándola a ser cruel con otra familia, creando, además, unas víctimas nuevas.
La responsabilidad civil automática de los tutores en la ley penal del menor envilece a la sociedad entera. La guerra que declara entre padres e hijos y las desigualdades tan espectaculares que genera entre familias ricas y pobres ha dejado plagado de minas antipersona toda nuestra geografía. Porque amigos, los juzgados de menores están plagados de piezas de responsabilidad civil.
Encima nadie se entera de que esto está sucediendo. Todas y cada una de las personas a las que les hemos contado nuestra situación se han quedado alucinados de que esto sea posible, pero hasta que no te pasa nadie se entera. Bueno, los lectores de CANIJIN quedáis enterados.

No quiero dejar de señalar dos detalles de no poca importancia. Nuestras fuerzas de seguridad han encontrado con esto un filón: el sobresueldo. Muchos controles y  detenciones pueden hacerse para que acaben como atentado a la autoridad y cada atentado a la autoridad, un arañazo, un esguince, unas gafas rotas…tarifado en tablas económicas. Los abogados nos dicen que esto es ya habitual.
Otro apunte. Las familias acogedoras deben conocer bien las consecuencias económicas de esta responsabilidad civil antes de implicarse y ser solidarias con estos chavales. 
Calderón de la Barca dijo “El delito mayor del hombre es haber nacido” hoy añadiría, “y haber tenido un hijo”.